La leyenda mexicana - Meta España

domingo, 13 de octubre de 2013

La leyenda mexicana

Lorena OchoaGUADALAJARA--Lorena Ochoa sorprendió al mundo deportivo en 2010, cuando con apenas 28 años de edad y en la cúspide del ranking mundial por 157 semanas consecutivas, decidió retirarse del golf profesional.
"Me despedí en un buen momento y por las razones correctas", dijo Ochoa aESPNDeportes.com sobre la decisión de un retiro prematuro para dedicarse a su labor filantrópica y a iniciar una familia con su esposo, Andrés Conesa.
"He sido muy afortunada en mi carrera al haber logrado mi meta de ser la número uno del mundo y me retiré a tiempo para empezar una familia. Fue algo muy natural y no me costó mucho trabajo. Hay muchos deportistas que se tienen que retirar por problemas físicos o una lesión o problemas con patrocinadores, lo mío fue por gusto propio y fue algo muy bonito".
Llegar a la cima del golf mundial fue una meta que se trazó Ochoa desde adolescente, lo cual afirma nunca pudo haber logrado sin el apoyo de su familia y del coach Rafael Alarcón, su instructor de golf desde los 11 años. "Mis papás fueron lo más importante en mi carrera, conté con su apoyo desde que era muy chica y también con el de Rafael Alarcón, mi maestro, quien me acompañó en todos los pasos de mi carrera. Cuando les planteé que quería ser la mejor del mundo, ellos se lo tomaron con mucha seriedad y fue muy importante que creyeran en mí y que me apoyaran".
Nacida Guadalajara, Jalisco, el 15 de noviembre de 1981, Ochoa creció en una familia apasionada del deporte, a pocos pasos de su primer campo, el Guadalajara Country Club, donde agarró sus primeros palos de golf a los cinco años. Al demostrar una excelente aptitud deportiva, Ochoa tuvo un crecimiento meteórico, conquistando títulos desde muy chica, convirtiéndose en cinco veces ganadora del Junior World Golf Championship, marca histórica que aún le pertenece a la mexicana.
Se trasladó a Estados Unidos en 2000 a estudiar psicología deportiva en la Universidad de Arizona, donde se convirtió en una de las golfistas colegiales de mayor éxito en la historia de la NCAA, ganado siete títulos consecutivos. Ochoa se tornó golfista profesional en 2002, con otro vertiginoso ascenso en la LPGA, alzándose campeona en 27 torneos a través de únicamente ocho años de carrera.

ÉXITO PREMATURO
En 2007, con sólo 25 años de edad, logró la anhelada primera posición del ranking mundial. Fue la jugadora número uno del mundo de 2007 a 2010, líder de ganancias de la LPGA de 2006 a 2008, y Jugadora del Año Rolex de 2006 a 2009.

"Con los años uno se da cuenta lo difícil que fue mantenerme en el primer lugar por tantos años. Ahora son dos o tres meses y cambian los nombres muy rápido, y pensar en eso me da mucho orgullo. Saber que estuve ahí, que dominé el deporte, y ojalá les sirva nuestra carrera como ejemplo a las nuevas generaciones", dijo Ochoa, quien anunció su retiro dos años después de convertirse en la segunda jugadora más joven en ingresar al Salón de la Fama.
Su rol como modelo a seguir es algo que la llena en particular de orgullo a Ochoa, que espera que su perseverancia en un deporte con muy pocas atletas de ascendencia latinoamericana sirva como inspiración.
"Cuando yo jugaba [no tenía una latina como modelo], pero en cierto sentido me ayudó, porque no tenía ningún punto de comparación con nadie. Nadie se puede imaginar la cantidad de malos ratos, fracasos y tragedias que me sucedieron a mí. Pero lo más importante es no darse por vencido. Y es muy bonito que, en especial las niñas latinas o mexicanas, se fijen en mi carrera, eso me da mucho gusto".
Ochoa, quien al redactar estas líneas cuenta con casi ocho meses de embarazo de su segundo hijo, le dijo adiós a su primer amor, el golf, para dedicarse por completo a sus dos nuevas prioridades, su familia, y la Fundación Lorena Ochoa.
"Cada cosa sucedió a su tiempo, cuando jugué estuve muy concentrada y el golf fue mi prioridad al cien por ciento por muchos años. Ahora tengo todo el tiempo y disposición para dedicárselo a mi familia y me siento muy contenta de haber podido encontrar el equilibrio y haber podido vivir las dos cosas en su momento", afirmó sin titubeos.
"[Ser golfista profesional] es una vida complicada, hay que entrenar muchas horas diarias, lo cual es algo que ya no puedo hacer. Pero voy a seguir en contacto siempre con el golf, lo promociono, hago clínicas, porque nuestra meta es siempre recaudar fondos para la fundación, que es lo más importante. Ya mantenemos a más de 350 niños y hay que trabajar mucho. Es una gran preocupación y responsabilidad recaudar los fondos y prometo seguir jugando, pero de una manera ya más relajada".
La Fundación Lorena Ochoa fue creada en diciembre de 2004 con el propósito de promover la educación académica, física y cultural de niños y adolescentes de escasos recursos, y actualmente se encarga de brindarles una educación integral a más de 355 jovencitos.
Ochoa también creó una serie de becas para apoyar el desarrollo del golf en México y es fundadora de uno de los torneos femeniles de mayor reconocimiento a escala mundial, el Lorena Ochoa Invitational, celebrado cada mes de noviembre, otra fuente de ingresos importante para la fundación.
Es así que por su inigualable éxito en el campo de golf, pero aún más, por su innegable compromiso con la educación y el bienestar de la juventud latinoamericana que Lorena Ochoa es reconocida por ESPN Deportes e ESPNW como una de las atletas latinas de mayor influencia en la historia, en honor a la Semana de la Mujer y el Mes de la Herencia Hispana.

Pages