Fue condenado a 48 años de cárcel. 17 años después, un niño necesitó desesperadamente su ayuda... - Meta España

viernes, 23 de septiembre de 2016

Fue condenado a 48 años de cárcel. 17 años después, un niño necesitó desesperadamente su ayuda...

En un mundo en el que lo políticamente correcto oculta el lado desfavorable de la realidad, tratamos de evitar el término prisión; mejor preferimos hablar de “centros penitenciarios” o “correccionales”. Incluso la palabra preso nos parece inhumana, por lo que mejor optamos por el de interno. Sin embargo, si profundizamos un poco, descubriremos los serios problemas que afronta hoy el sistema carcelario, entre ellos el dinero que cuesta mantener entre rejas a los delincuentes.

Ads: 


Muchos ciudadanos consideran que el encarcelamiento es la pena ideal. A su modo de ver, cuando el infractor es encarcelado, recibe su merecido. La encarcelación persigue cuatro fines principales: castigar al infractor, proteger a la sociedad, evitar delitos futuros y reformar al delincuente, enseñándole a ser un ciudadano decente y productivo tras su puesta en libertad. Un niño se encontraba en muchos problemas y un preso fue la única ayuda que pudo encontrar…
Ads: 



POR FAVOR NO DEJES DE COMPARTIR ESTE ARTICULO. CLIC AQUÍ PARA IR A LA PORTADA

Pages