X

Banner adz

ads

¿Cómo saber si la miel ha sido adulterada y si es de abeja o es de fabrica? Aquí te dejamos 5 efectivos trucos

La miel es un edulcorante natural que muchísimas personas prefieren utilizar antes que la azúcar (que es procesada). Esta tiene un rico sabor que le da un toque especial a los postres y a las comidas. Sin embargo, muchos comerciantes adulteran la miel y esta deja de ser un ingrediente 100% natural y pasa a tener otros ingredientes que no son nada saludables para el organismo.

Ads: 


1. Pan viejo
¿Tienes un poco de pan viejo y no sabes qué hacer con él? Este te ayudará a identificar si la miel es verdadera. Tan solo deberás añadir un poco de miel sobre el pan, como si la fueras a untar, y si este permanece duro es miel verdadera, pero si se ablanda es adulterada.
2. Fuego
Cuando acercamos la miel al fuego y empiezan a surgir llamas quiere decir que es miel pura, así que si no se enciende será todo lo contrario. (Puedes ayudarte con una vela o una cerilla).
3. Agua con yodo
El truco está en mezclar agua con miel. Una vez que tengamos esta mezcla en un vaso de vidrio, le añadimos unas gotas de yodo. ¿El resultado? Sabrás que ha sido adulterada si se pone de color azul, pues ha sido mezclada con yodo.
4. Agua y vinagre
Con este paso descubriremos si la miel que consumimos tiene yeso. Igual que en el paso anterior, mezcla un vaso de agua con miel y luego añade un poco de vinagre… ¿Forma espuma? Entonces quiere decir que es una miel poco pura, ligada con yeso.
5. Agua
Normalmente cuando añadimos miel a un vaso de agua esta se queda sólida en el vaso. Pero cuando se disuelve sin ningún problema, quiere decir que compramos una miel falsificada.
5. Solidificación
Este truco es el más sencillo, porque sabemos que la miel al pasar el tiempo se pone más dura de lo que estaba antes. Así que prueba metiéndola a tu nevera: Si no surge ningún cambio, esta miel no es la real miel de abejas.
Con información de: Info-salud.club
Ads: 



POR FAVOR NO DEJES DE COMPARTIR ESTE ARTICULO. CLIC AQUÍ PARA IR A LA PORTADA