Un periodista retrata a Irene Montero: «Tenía 9 niñas en el aeropuerto de Kabul y te han dado igual» - Meta España

Última hora

Home Top Ad

Post Top Ad

jueves, 2 de septiembre de 2021

Un periodista retrata a Irene Montero: «Tenía 9 niñas en el aeropuerto de Kabul y te han dado igual»

La desfachatez de Irene Montero se ha elevado a cotas insospechables con la crisis que vive Afganistán. Durante los primeros días desde que los talibanes tomaran el control del país, el silencio y la ausencia de la ministra de Igualdad resonó con fuerza. Y ese mutismo dio paso a unas medidas y escuetas apariciones en redes sociales con las que despachó la terrible situación del país asiático y, de paso, aprovechó para mostrarse con cara preocupada. Ahora, un conocido periodista español, que permaneció secuestrado por Al-Qaida en Siria durante 10 meses, desvela la doble cara de Montero: «Tenía 9 niñas en el aeropuerto y te han dado totalmente igual», dice Antonio Pampliega en un duro mensaje dirigido a Montero tras el terrible atentado perpetrado en Kabul este jueves. Pampliega revela la conversación telefónica que mantuvo el martes con Irene Montero. Según el periodista, la titular de Igualdad le dijo que «movía los salvoconductos de las niñas del basket». Se refiere a nueve jóvenes afganas, jugadoras del equipo de baloncesto paralímpico, con las que mantenía contacto el periodista con el fin de ayudarlas a salir de Afganistán sanas y salvas. Pampliega ha realizado una encomiable labor de ayuda en la distancia a varios conocidos suyos en Afganistán facilitándoles información sobre la evacuación y, sobre todo, difundiendo en redes sociales los porqués del éxodo masivo que está teniendo lugar allí: la razón de huida no es otra que el miedo a ser asesinadas por los talibanes en cumplimiento de la ‘ley Sharia’, que prohíbe que las mujeres se muestren en público si no es acompañadas de una figura masculina. En ese espacio legal no cabe que un grupo de mujeres se dedique al deporte profesional. En una segunda conversación entre Pampliega y Montero, horas antes de que se produjera el terrible atentado, el periodista le trasladó a la ministra que las nueve niñas volverían a acercarse al aeropuerto de Kabul con la esperanza de poder ser evacuadas. En el momento del atentado, la información de la que disponía la ministra Montero situaba a esas jóvenes afganas en el lugar donde estallaron las bombas: «Después del atentado no has sido capaz de escribirme un WhatsApp para preguntarme si están todas bien», le recrimina Pampliega a Montero. «El feminismo debe ir más allá de Twitter», dice el periodista en el mismo mensaje. Y es que la actuación de la ministra de Igualdad respecto a la crisis que vive Afganistán deja mucho que desear. En palabras del propio periodista: «No es de recibo que uses tus redes sociales para hablar de los derechos de las mujeres afganas cuando en privado demuestras que te da exactamente igual. Te mandé sus fotos para que vieses en qué condiciones habían ido al aeropuerto». El periodista le reprocha con razón a la ministra que no haya sido capaz de escribirle un mensaje o llamarle para preocuparse por las nueve niñas tras los atentados que, sin duda alguna, podría haber acabado con su vida. La suerte, la providencia o el destino quiso que las nueve niñas abandonaran el aeropuerto «media hora» antes de que detonaran las bombas que se llevaron la vida de, al menos, 110 personas por delante. Pampliega es consciente de que la ministra de Igualdad no podía hacer mucho con el tema de los salvoconductos: «No es lo que te reprocho» dice. El periodista sabe que Irene Montero poco puede hacer en Afganistán pero toda ayuda es poca cuando de salvar vidas se trata. Pero sí que explota contra la falsedad de la inquilina de Galapagar: «Me cabrea ver que por aquí todos son loas al feminismo y a las mujeres afganas. ¡Hostias, tenía 9 niñas en ese puto aeropuerto! Y te han dado totalmente igual», sentencia el periodista dejando en total evidencia a la ministra que debería preocuparse por las vidas, ya no los derechos, de las mujeres afganas. O al menos, disimular mejor su total despreocupación.

Pages